DIY camisa pijama
Costura,Moda,Patronaje

Tutorial costura DIY: camisa hawaiana estilo pijama

 

 

El verano pasado compré una camisa de segund mano de estilo pijama que era súper cómoda. Me gustó mucho el patrón y no parecía muy difícil de replicar para hacerme yo una. Este verano se pusieron de moda las camisas hawaianas, con estampados de flores y plantas tropicales, pájaros y otro animales… Cuando vi esta tela estampada en la tienda de telas, vi claramente que tenía que usarla para hacer mi versión de la camisa de estilo pijama. También me apetecía hacer alguna prenda para aprender a coser vivos con cordoncillo. Si queréis hacer otro proyecto en el que usar vivos con cordoncillo, podéis haceros esta blusa qipao / cheongsam.

 

MATERIALES

 

 

  • Máquina de coser
  • Alfileres
  • Cinta métrica
  • Tijeras
  • Jaboncillo/tiza
  • Cordoncillo
  • 4 botones
  • Tela
  • Entretela
  • Hilo

 

PATRONES

  1. El primer paso es transformar el patrón del cuerpo. En mi caso tenía ya una camisa ancha del mismo estilo, así que copié el patrón de esta. No lleva pinzas en cintura ni en pecho, y el costado es recto. El patrón de la espalda lo dejamos tal cual, pero en el delantero tenemos que hacer cambios. Lo primero es añadir en el centro de ambas piezas del delantero 4 cm, para que monte un delantero con otro y coloquemos ahí los botones y ojales. La bajada delantera de escote la dejé en 11 cm, y suavizamos la forma para que no haya pico.
  2. Tomando de referencia el centro del delantero, sacamos una vista de 5-6 cm de ancho en la base, que se estrechará hasta 2cm en la parte del hombro. Con esta vista remataremos bien el centro del delantero.
  3. Para la manga, decidimos el largo total que queremos. Tendremos que cortar de nuestra nueva manga una pieza del bajo, y ponerla doble, para rematar el bajo y colocar el vivo en la costura. Yo le di 3’5 cm de ancho a la pieza (7 cm en total).
  4. Para el cuello, le daremos un ancho de 7 cm. Partiremos de un rectángulo, poniendo estos 7 cm en un lado, y en el otro la mitad de esta medida, 3’5 cm. El borde superior será una línea recta, pero necesitamos darle un poco de curva en el borde inferior. Para saber que largo tenemos que darle al cuello, tenemos que medir el contorno del cuello en el patrón de la espalda del cuerpo, y en los dos delanteros del cuerpo. Con esta medida y las otras referencias, trazaremos la curva.
  5. Al bolsillo le di unas dimensiones de 11’5×12’5 cm. El bolsillo lleva la abertura rematada con una vista, como la manga. Hacemos primero el patrón del bolsillo entero, y después del margen superior sacamos una pieza de 2’5 cm de ancho y la ponemos doble. Entre esa pieza y el bolsillo coseremos el vivo.

 

A todos los patrones les añadimos en el margen 1 cm de costura. Al delantero y espalda del cuerpo le añadimos 3-4 cm para hacer un dobladillo ancho.

 

 

PASO A PASO

 

El primer paso es unir las dos piezas del delantero con la de la espalda por los costados y hombros.

 

 

Para el bolsillo, primero coseremos el cordoncillo. Tenemos que colocarlo por el derecho, alineando el margen de costura del bolsillo con el margen sin cordón, y dar una puntada para sujetarlo.

 

A continuación, colocamos la pieza de remate del bolsillo encima del cordoncillo (derecho de la pieza encarando el derecho del tejido), y damos una puntada lo más cerca posible del cordoncillo.

 

 

Después, hacemos un dobladillo en el extremo de la pieza para rematarlo, y lo doblaremos hacia el interior del bolsillo para sujetarlo. Le daremos un pespunte más o menos a la altura donde cosimos la pieza al cordoncillo, de manera que, por el derecho, el cordoncillo quede hacia abajo y tengamos un pespunte unos centímetros por encima de la doblez. Planchamos los márgenes de costura del bolsillo 1 cm hacia dentro, pasamos un zigzag o remallamos para que no se deshilache y le pasamos un pespunte para unirlo al delantero de la camisa. En las esquinas superiores del bolsillo rematamos con la máquina de coser para que quede bien sujeto.

 

 

 

Cerramos las mangas y la vista de la manga por lateral.

 

 

Colocamos el cordoncillo alineando el borde con el margen de costura de la manga, por el derecho. Para cerrar el cordoncillo y que no quede un bulto, solapamos ambos extremos. Al añadir la pieza y rematar el bajo de la manga, seguimos los mismos pasos que con el bolsillo.

 

 

 

Para unir la manga al cuerpo, la colocamos derecho con derecho, con cuidado de colocar cada manga en el lado de la camisa que corresponde (comprobando que el lado con más curva de la manga quede hacia el delantero de la camisa. Alineamos las costuras del costado del cuerpo con las del cierre de la manga, y la costura del hombro con el centro de la manga. En función del tejido, y de su elasticidad, necesitaremos más o menos ayuda para sujetar la manga al cuerpo y coserla sin que queden pellizcos ni arrugas en la costura. En este caso la tela era muy fácil de coser y con unos pocos alfileres no hubo problemas para unirlo. En otros casos, nos hará falta colocar más alfileres o incluso pasar dos pespuntes a la manga para retener un poco el tejido y que no se nos deforme tanto y case bien con el recorrido de la sisa.

 

 

Para el cuello y las vistas, tenemos que colocar entretela para que tenga un poco más de cuerpo y asiente mejor. Cortamos la entretela con el mismo patrón. Por seguridad, yo siempre coso primero la entretela a la pieza de tejido a 0,5 cm del margen de costura para sujetarlas bien, y después plancho la entretela.

 

 

Sujetamos el cordoncillo a una de las piezas del cuello con un pespunte, y colocamos la otra pieza del cuello encima y pasamos un pespunte lo más cerca posible del cordoncillo. Le damos la vuelta del derecho y lo planchamos bien. Dejamos abierto el lado de abajo, pues por ahí lo uniremos al escote de la camisa.

 

Para las vistas, hacemos un dobladillo en el lado interior, y sujetamos el cordoncillo al lado de la vista que irá cosido al delantero de la camisa. Enfrentamos el derecho de la vista con el derecho de la camisa y pasamos un pespunte lo más cerca posible del cordoncillo. Cuando llegamos a la parte de la vista donde se vuelve más estrecha, dejamos de coser, porque tocará casarlo luego con el cuello.

 

 

Juntamos el cuello con el escote de la camisa, justo hasta donde acaba el cordoncillo.

 

 

Unimos la parte que habíamos dejado sin coser de la vista con el margen inferior del cuello.

 

 

 

 

Doblamos el margen sin coser del cuello hacia dentro, y lo sujetamos con alfileres al escote de la camisa, y pasamos un pespunte para cerrarlo. Planchamos muy bien el cuello y la vista para que queden bien asentadas.

 

 

 

 

 

Para rematar el bajo de la camisa, hacemos un dobladillo ancho.

 

 

Por último, tenemos que hacer los ojales. Midiendo con la cinta métrica, dibujamos bien los ojales equidistantes unos de otros, con un largo que permita pasar el botón que hemos elegido. En este caso yo he usado un rotulador especial que se va con el agua para marcar el ojal. Sujetamos bien la vista por el interior de la camisa, para pillarla al hacer el ojal y quede más reforzado. Podéis hacerlo a máquina o a mano. Yo los hice a máquina, pero le di dos pasadas por seguridad (como hacer dos veces el ojal) porque me parecía que no quedaban las puntadas muy juntas y eso podría deshacerse fácilmente en cualquier momento. Con mucho cuidado de no cortar más de lo debido, usamos un abreojales (o descosedor) para abrir el ojal, metiendo la cuchilla en la ranura de tejido entre las puntadas.

 

Damos una última planchada a todo, especialmente al cuello y las vistas, para que queden dobladas hacia fuera.

Me encanta este tipo de camisas, son muy fáciles de hacer, y súper cómodas. ¡Seguramente en un futuro me haga más con este patrón!

 

 

Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...