DIY: como hacer una blusa estilo qipao / cheongsam
Costura,Moda,Patronaje

Tutorial costura DIY: blusa estilo qipao / cheongsam

Cómo ya sabréis si me leéis desde hace tiempo y seguís en Instagram, tengo predilección por Asia. Estudio chino mandarín desde los 14 años, y dediqué mi trabajo final de la FP a la historia de la moda de China, así como cosí un modelo inspirado en la dinastía Tang. Así que no podían faltar prendas en mi armario de inspiración china. Esta blusa se basa en el qipao / cheongsam. Esta prenda, que empezó a vestirse en Shanghai en 1921, es el vestido tradicional de la etnia manchú. Al principio era largo hasta los tobillos, muy ancho. Con el paso del tiempo se fue modernizando, acortando el bajo y ajustándose al cuerpo. En Hong Kong se usaba como ropa de diario hasta 1950-1960.

 

Decidí hacer una blusa, porque es más combinable con falda o pantalón, pero dándole más largo lo podéis convertir en vestido, y añadiéndole un pantalón, en mono.

 

MATERIALES

 

 

  • Máquina de coser
  • Alfileres
  • Cinta métrica
  • Tijeras
  • Jaboncillo/tiza
  • Hilo al tono
  • 1,5 m de tejido sin elasticidad
  • 1 m de cordoncillo
  • 4 botones
  • 2 cierres de tipo gancho

 

PATRONES

 

 

  1. En el patrón delantero, eliminamos la pinza de entalle para que quede fluida. Le damos a la blusa el largo que queremos y ampliamos un poco el escote. En el lado derecho del patrón, vamos a hacer un corte que va desde el escote hasta la zona baja de la sisa, donde colocaremos el cordoncillo. De este patrón delantero también vamos a sacar la vista del escote delantero.
  2. En el patrón de la espalda, vamos a eliminar la pinza de entalle y ajustar el largo al del patrón del delantero. Ampliamos también el escote para que case el ancho de hombros. De la espalda necesitaremos dos piezas porque en la costura del centro dejaremos la abertura arriba para poder ponérnosla y quitarla.
  3. Para hacer el patrón del cuello, tenemos que hacer un rectángulo con el alto que deseemos para el cuello, y de ancho, el recorrido del escote del delantero y de la espalda. Vamos a recortar unos 2 cm del recorrido del escote delantero, porque por el diseño que queremos los dos lados del cuello no se encuentran en el centro del delantero, hay un hueco. Para ajustarse bien a la forma de nuestro cuello, está pieza no puede ir recta, necesita curva. Vamos a añadirle entre 1,5-2 cm de alto a nuestro rectángulo para poder darle curvatura. Manteniendo el ancho que queremos para el cuello, vamos a trazar el patrón, manteniéndolo recto y paralelo a la base de nuestro rectángulo, hasta la costura del hombro. A partir de aquí, vamos a curvarlo hacia arriba hasta que llegue casi al borde superior del rectángulo. Podéis mantener el ancho en todo el cuello, o hacerlo en disminución como yo.
  4. Para las mangas, vamos a hacerlas rectas hasta el borde inferior, y acortarlas del largo que queramos. Para darle bastante vuelo, tenemos que hacer cortes verticales para abrir el patrón. Separamos estas piezas del patrón y redibujamos la copa y parte inferior del patrón. Cuantos más cortes hagáis y más los abráis, más vuelo le daréis al patrón.

PASO A PASO

 

Como siempre, primero cerramos las pinzas de pecho, y unimos el delantero y la pieza del delantero por los hombros a las dos piezas de la espalda. Todavía no vamos a cerrar los costados.

 

 

Lo siguiente es entretelar las cuatro piezas del cuello. Hay que coser el cordoncillo negro a una de las piezas del cuello. Vamos a colocarlo de tal manera que haya 1 cm de distancia entre el margen de costura y el punto donde sobresale el cordón.

 

 

Enfrentamos los derechos de la pieza del cuello con el cordoncillo cosido con la otra pieza, y las unimos pasando un pespunte encima de donde cosimos el cordoncillo. De esta manera al darle la vuelta, los dos lados del cuello quedan cosidos muy juntos al cordoncillo. Recortamos el margen de costura, y le damos la vuelta del derecho.

 

 

 

Enfrentamos el derecho del cuello con el derecho del escote de la prenda, y damos un pespunte para unir el cuello al escote.

 

 

La vista del escote solo cubre el delantero de la prenda, por lo que tenemos que cerrar a mano la parte del cuello que va desde el centro de la espalda a la costura del hombro.

 

 

Para cerrar el delantero de la prenda, tenemos que coser el cordoncillo como antes, por el derecho de la pieza. Tenemos que dejar un extremo largo en la zona del cuello para poder rematarlo bien.

 

 

Para unir la pieza con el cordoncillo al resto del delantero, enfrentamos derecho con derecho, y como con el cuello, pasamos un pespunte por donde habíamos cosido el cordoncillo a la pieza.

 

 

Para rematar el cordoncillo en el cuello, lo seguimos cosiendo al margen de costura del escote, y cuando llegamos a donde está cosida la otra pieza del cuello, lo llevamos hacia abajo para hacer la transición.

 

 

Ahora ya podemos cerrar los costados y unir las mangas a las sisas. El siguiente paso es coser la pieza del cuello que faltaba. Tiene que coincidir el punto donde se acaba esa pieza en el centro delantero, con el punto donde el cordoncillo empieza a ir cosido al escote delantero.

 

 

Por el lado interior del cuello, vamos a colocar la vista para coserla a máquina. Podéis entretelarla o no, yo no lo hice y no quedó muy mal luego.

 

 

El interior del escote delantero quedaría así rematado, con la vista. De esta manera, quedan escondidos los márgenes de costura del cuello y del cordoncillo. Si hubiéramos cerrado el cuello a mano como con la parte de la espalda del cuello, el margen de costura del cordoncillo hubiera quedado a la vista.

 

 

Y el interior del escote de la espalda quedaría así, con la abertura vertical.

 

 

Cosí dos enganches en la parte de arriba y de abajo del cuello, para que cerrara bien la abertura. Podéis ponerle una cremallera si queréis, pero me pareció más sencillo y cómodo simplemente pasar un zigzag a los márgenes de costura de la abertura y hacer un dobladillo de 1 cm hacia el interior.

 

 

 

Por último, hacemos el dobladillo en el bajo de la manga y el bajo de la blusa dejando el largo que queramos.

 

 

Podéis dejar la zona del corte sin nada, o coser unos botones como hice yo, o unos alamares.

 

Llevaba muchísimo tiempo con ganas de hacer algo así y me alegro de haberlo hecho por fin. Creo que queda muy elegante y diferente de otras cosas que he hecho.

 

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...