DIY riñonera
Costura,Moda,Patronaje

Tutorial costura DIY: riñonera con dos bolsillos

 

 

Para el tema de bolsos, mochilas y demás, soy muy básica. Suelo llevar bastantes cosas encima, así que siempre llevo una mochila negra que me pega con todo y es muy cómoda. Seguramente la use hasta que se me rompa y tenga que comprar una nueva similar, así que sólo cambio de mochila o bolsos para viajar o en ocasiones especiales. No podría llevar una riñonera de diario porque es insuficiente para todo lo que llevo, pero para ciertos momentos son muy útiles. Teniendo el concierto de BTS a la vista desde hace un tiempo y sabiendo que por normas del recinto no podría llevar un bolso/mochila más grande que las dimensiones de un A4, fue una señal para hacer este proyecto. Cabe justo el móvil, llaves, y alguna cosa más, lo imprescindible, te la puedes colgar de la cintura o cruzada y al llevarla pegada al cuerpo y con tanta gente alrededor tus cosas están más seguras.

 

Este es un proyecto muy rápido de coser y fácil (tardé unas cuatro horas en hacerla). Lo único que necesitaréis es un poco más de paciencia porque por el tipo de tejido, la forma de las piezas y en función de las cremalleras que uséis, tendréis que maniobrar más o menos con la máquina de coser. Usé el número justo de alfileres porque la tela era muy rígida y se me podían doblar o más que ayudarme a coser me molestaban mucho a veces.

 

 

MATERIALES

 

 

  • Máquina de coser
  • Alfileres
  • Cinta métrica
  • Tijeras
  • Jaboncillo/tiza
  • 0,5 m tejido de mochila
  • Cremallera de 25 cm
  • Cremallera de 40 cm
  • Cierre riñonera
  • 1m correa de algodón o poliéster de 2-3 cm de ancho
  • Bies negro (opcional)
  • Hilo al tono

 

PATRONES

Necesitamos recortar en nuestro tejido las piezas con las dimensiones y el número de veces que se indica en el esquema. En la pieza de la correa, en el lado más cortito he puesto 2-3 cm, pero realmente eso va en función de que correa queráis ponerle a la riñonera, tiene que concordar el ancho.

 

PASO A PASO

 

Vamos primero a hacer el bolsillo exterior. Para ello, cogemos una de las tres piezas principales, y vamos a hacer un corte a unos 5 cm del margen superior, para separarlo en dos piezas. En ese hueco, vamos a coser la cremallera. Para ver qué margen de costura dejamos en el tejido y en la cremallera, tenemos que coserlo de tal manera que cuando tengamos la cremallera cosida, el ancho de la pieza siga siendo de 13 cm. En mi caso, quería que se vieran los dientes de la cremallera y también gran parte de la parte negra de los lados, así que tuve que darle más margen de costura a las piezas de tejido. La cremallera siempre va a ser más larga que nuestra pieza, así que alinead para que coincida la parte superior de la cremallera con el borde del tejido, siempre es mejor recortar del extremo de debajo de la cremallera. Tened cuidado cuando os toque pasar la aguja encima de la cremallera, en mi caso los dientes metálicos pueden partir las agujas, así que en esa parte di las puntadas de manera manual, sin pisar el pedal de la máquina, para controlar que la aguja se clavara en el tejido y no en los dientes metálicos.

 

 

 

Ahora tenemos que sujetar con un pespunte la pieza a la que hemos cosido la cremallera con otra de las tres piezas principales, para formar el fondo del bolsillo. Cosedlo muy al borde de las piezas, para que al unirlo al resto de piezas después, no se vea esta puntada.

 

 

 

Ahora cogemos una de las piezas largas que sirven para darle fondo a la riñonera. Tenemos que coser la cremallera en una de ellas. La cortamos y separamos en dos mitades, y cosemos la cremallera como hemos hecho para el bolsillo.

 

 

Ahora nos toca unir esta pieza por los extremos estrechos a la otra pieza igual, para tener un “círculo” que coseremos alrededor de la pieza principal de la riñonera.

 

 

El siguiente paso es colocar derecho con derecho y unir las dos piezas principales que hemos unido anteriormente con la pieza lateral. En las cuatro esquinas tendremos que coser en curva. Aquí podéis recortar primero las esquinas de las piezas para darles la forma curva, o coser en curva y después recortar las esquinas. Yo recorté después las esquinas porque me parece más sencillo de esta manera.

 

 

El siguiente paso es opcional. El tejido elegido para hacer la riñonera no se deshilacha, así que no habría necesidad de rematar los márgenes, pero tenía bies negro finito en casa y decidí probar a usarlo para rematar los bordes. Fue difícil de coser, y sobre todo en las curvas de las esquinas no he conseguido que quede del todo limpio, pero me gusta mucho el aspecto final que le da al interior de la riñonera.

 

 

 

Para las cremalleras, al ser metálicas y muy anchas, usé un bies mucho más ancho para tapar el extremo y que no molestara.

 

 

Por último, cogemos las piezas que conectarán la riñonera con las correas. Las colocamos derecho con derecho y pasamos un pespunte por todos los lados excepto por el más largo, que es el que irá unido a la cremallera. Para las correas, cortamos una con un largo de 25 cm, y dejamos la otra larga, luego la recortaremos. Colocamos la correa de tal manera que asome por el extremo más corto. Recortamos las esquinas y le damos la vuelta.

 

 

Colocamos esta pieza con las correas hacia el interior y damos unos pespuntes para sujetarlo a la pieza lateral.

 

 

Colocamos encima de todo la última pieza principal que no habíamos tocado todavía. Nos aseguramos de que queden las correas dentro, y dejamos la cremallera lateral abierta para darle a vuelta a todo por ese orificio. Ponedle un bies a toda esta costura si queréis que quede bien rematado.

 

 

Le damos la vuelta a la riñonera para ponerla del derecho, y cosemos los enganches a las correas. Cosí el enganche con el hueco en la correa mas corta, y que vaya fijo. En la otra correa cosí el otro enganche de tal manera que pudiera regular el largo, para poder llevarla en la cintura o cruzada como bandolera. Hice también un pequeño pasador con la correa para que quedara sujeta.

 

 

 

 

Decidí añadir unas puntadas de refuerzo en la pieza que conecta las correas con la riñonera en sí, para que tuviera más sujeción.

 

 

La verdad, antes de empezar a hacerla no veía muy claro que me fuera quedar algo decente, pero creo que la forma, junto con el tejido y las cremalleras metálicas queda muy bien Si la repitiera creo que hubiera puesto una correa de 3 cm de ancho en lugar de 2 cm. Me ha dado ganas de hacerme alguna más con otros colores, tejidos y formas. No creo que la use mucho de diario porque siempre cargo con muchas cosas pero para conciertos, ir a sitios con mucha gente o para viajar y llevar tus pertenencias más importantes vigiladas es súper cómoda.

 

Si os habéis quedado con ganas de coser más bolsos o neceseres, podéis haceros una bolsa con asas, un neceser sencillo o un neceser tipo valisette.

 

 

 

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...