El palacio de Verano en Beijing, China
Asia,Viajes

Guía de viaje: Beijing y consejos para viajar a China

 

 

Desde bien pequeña he estado interesada en China y su cultura en general. No puedo recordar cuando empezó el interés ni a raíz de qué, pero es algo que ha estado siempre ahí conmigo y que con los años se ha extendido a otros países asiáticos como Japón o Corea del Sur.

 

A los 14 años empecé a estudiar chino y a los 20 años mi profesora me avisó de un campamento de verano que organizaba el Instituto Confucio y Hanban en Beijing. Por aquel entonces para optar a el solo necesitabas haber aprobado algún examen del HSK (uno de los exámenes oficiales para acreditar el nivel de dominio del idioma chino). El campamento tenía una duración de 10 días en los cuales teníamos clases de chino por la mañanas y tardes, intercaladas con actividades culturales (como clases de caligrafía, pintura china, papel recortado…) y visitas guiadas a sitios emblemáticos de la ciudad. Durante estos días convivíamos en una universidad con otros estudiantes de muchísimos países distintos de los cinco continentes. La organización se hacía cargo del alojamiento, las clases, el transporte y las comidas. Fui una primera vez en verano y un año y medio después volví a ir en pleno invierno.

 

Han pasado varios años y no sé si seguirán existiendo los campamentos o las condiciones, pero si estáis estudiando chino en el país que sea donde viváis, os recomiendo echar un ojo e informaros porque es una experiencia increíble. Si bien es cierto que siento que necesito volver a Beijing por mi cuenta para poder explorarla a fondo, como primer contacto con China y su cultura creo que está muy bien. Rodearme de gente de otros países que también estudiaban el idioma y dar clase juntos me abrió los ojos. Me di cuenta de que a pesar de llevar seis años estudiando el idioma no sabía tanto como creía y no podía expresarme con fluidez. Ver a gente que llevaba estudiando muchísimo menos tiempo que yo hablar chino como si fuera su lengua natal me hizo replantearme el método y enfoque que había usado en España para estudiar. Cuando volví me puse las pilas de verdad y en los siguientes años mi nivel mejoró mucho y más rápido.

 

A continuación, os dejo unos datos y consejos generales:

 

  • Para viajar a China necesitamos visado, el trámite tarda una semana más o menos. Si vivís en España, podéis encontrar las tasas y toda la información detallada en esta página.
  • La moneda oficial en China continental es el renminbi (RMB) o yuan (CNY). Mi recomendación es llevar cierta cantidad de dinero cambiada desde vuestro país y si necesitáis más dinero sacar en cajeros de allí con la tarjeta de crédito. Por lo general no aceptan tarjetas de crédito para pagar en casi ningún sitio. Cada vez es más común pagar a través de aplicaciones como WeChat o Alipay, que tienen “monederos virtuales” que se recargan con dinero, y para pagar simplemente necesitas escanear códigos QR desde la aplicación.
  • El idioma oficial es el chino mandarín. El idioma consta de caracteres que representan ideas o conceptos, y combinándolos entre ellos se obtienen más palabras o expresiones. Muchos chinos no hablan ni entienden ingles, así que recomiendo descargar alguna aplicación que sirva de traductor para facilitar la comunicación. Hay muchas pero mi favorita es Pleco. Para mi es la mejor porque puedes tanto buscar como decir algo en chino escribiendo las palabras en inglés, o directamente dibujar el carácter en la pantalla del móvil y aprender como se lee o su significado en inglés (muy útil cuando no sabes como se lee un carácter). Me descubrieron esta aplicación cuando llevaba ya 7 años estudiando chino y desde entonces aprender nuevos caracteres ha sido más fácil y rápido. También os puede facilitar el moveros por allí llevar escrito en caracteres chinos el nombre de los lugares que queréis visitar por si tenéis que preguntar a alguien.
  • Bebed solo agua embotellada.
  • Hay que tener mucho cuidado al cruzar las calles, lo mejor es hacerlo cuando crucen los locales.
  • Beijing tiene un clima continental, con unos inviernos muy secos, con mucha niebla y muchísimo frío, llegando fácilmente a bajo cero. Creo que de todos los sitios donde he estado ha sido el lugar donde más frío he pasado. Hay que ir bien equipado con abrigo largo gordito, calcetines térmicos, guantes, gorro, bufanda e incluso mascarilla para tapar la zona de la boca y nariz y que no se nos enfríe ni un cm de piel. Por el contrario, los veranos son muy húmedos y asfixiantes, y llueve mucho y de forma torrencial. Eso sí, recomendable llevar una chaqueta porque en todos los sitios cerrados el aire acondicionado está puesto a bajísima temperatura. En verano también son muy abundantes los mosquitos, así que imprescindible llevar spray repelente o pulseras antimosquitos.
  • En China por lo general, el transporte y comida son mucho más baratos con Europa.
  • En China no podremos usar ninguna aplicación que dependa de Google (Instagram, Youtube, Google Maps, Twitter…) y otras aplicaciones como Whatsapp funcionan, pero un poco a trompicones. Si queréis utilizar estas aplicaciones tendréis que conectaros a internet a través de un VPN. Ellos tienen su propia versión de todas estas aplicaciones/webs. Si podéis leer chino, podéis usar Baidu Maps, que funciona exactamente como Google Maps, para moveros por allí.

 

 

CÓMO MOVERSE

 

Desde España, con Air China hay vuelos directos de 12 horas de duración. También podéis ir con otras compañías como Emirates Airlines, pero haciendo escala en Dubai. Yo he volado con ambas y el servicio ha sido inmejorable, y la clase turista es muy cómoda.

 

Para moverse por la ciudad, la forma más cómoda y barata es el metro. Los autobuses son muy cómodos también, pero sin saber hablar o leer chino es muy complicado enterarse de las paradas y leer bien los carteles informativos.

 

QUÉ VER Y HACER

 

  • La plaza de Tian’anmen (天安门广场) es la más grande del mundo. En la plaza hay varios monumentos, como la Torre Qianmen (前门), el Museo Nacional Chino (中國國家博物館), el Gran Palacio del Pueblo (人民大会堂, la sede del Gobierno) y el mausoleo de Mao Zedong (毛主席 纪念堂). Si tenéis interés en el arte e historia de China, os recomiendo visitar el museo, tienen una colección bastante importante. En el norte de la plaza está la puerta de Tian’anmen, que da acceso a la Ciudad Prohibida.
  • Perderse en la Ciudad Prohibida (故宫). Me impresionó mucho pasear por un lugar en el que han vivido emperadores entre los años 1420-1912. El complejo tiene 72 hectáreas. Yo la visité con un grupo por lo cual solo nos dejaron una hora y media para visitarla, tiempo que solo da para atravesarla en línea recta desde entrada a salida. Me gustaría volver y tener varias horas para verla con calma.
  • Visitar el Templo del Cielo (天坛), en el parque Tiantan Gongyuan. Consta de un conjunto de edificios, siendo el más famoso y grande el Salón de Oración por la Buena Cosecha (祈年殿). En el recinto el emperador realizaba sacrificios para agradecer al Cielo y pedir buenas cosechas. En el parque puedes ver en la actualidad ciudadanos chinos bailando, jugando a las cartas, volando cometas o practicando tai chi. Mi lugar favorito de la ciudad.
  • Explorar el Palacio de Verano (颐和园), al lado del lago Kunming. Este espacio de 290 hectáreas es más grande aún que la Ciudad Prohibida. La familia imperial en la dinastía Qing se refugiaba aquí para escapar del verano. Yo estuve en pleno diciembre y fue increíble ver el lago congelado y la gente patinando y andando sobre él.
  • Visitar el Museo de Ciencia y Tecnología de China (中国科学技术馆). Es un museo grandísimo y muy entretenido si vais con niños o si os gusta la ciencia. Es similar al Museo Nacional de Ciencia y Tecnología que hay en Madrid, con explicaciones y exposiciones y experimentos interactivos. Parte de los carteles están escritos en inglés, y creo que aún sabiendo chino es complicado entender las explicaciones porque usan vocabulario muy específico. Hay secciones que tratan temas de historia, medicina, física, química…hay casi una planta entera dedicada al espacio donde tienen reproducciones de naves y transbordadores. Mi parte favorita fue la dedicada a la biología, pues tenían modelos y reproducciones a gran tamaño de diferentes células del cuerpo, explicaba procesos como la replicación, traducción y transcripción del ADN, las leyes de Mendel…no pude entender los carteles en chino porque por aquel entonces mi nivel era un poco bajo, pero me dio la sensación de que estaba todo explicado muy claro para que lo entendieran los estudiantes.
  • Visitar la Villa Olímpica (奥林匹克公园), con construcciones como el Estadio Nacional (el Nido de Pájaro, 鸟巢) y el Centro Nacional Acuático de Beijing (el Cubo del Agua, 水立方). Por el día hay gente volando cometas en la avenida y por la noche los edificios se iluminan de color rojo y azul.
  • Recorrer la calle Wangfujing (王府井), una de las calles comerciales más famosas de la ciudad. En un callejón lateral se encuentra el mercado nocturno, donde hay puestos con comida poco usual. Por el día se puede ver a gente volando cometas en la zona y por la noche los edificios se iluminan con colores simbólicos.
  • Pasear entre los hutongs (胡同), los callejones del casco antiguo de la ciudad en los cuales se pueden ver casas típicas chinas, construidas en torno a un patio cuadrado.
  • Ver un espectáculo de kung fu en el Teatro Rojo (红剧场). Yo vi “The Legend of Kung Fu”, protagonizada por monjes Shaolin, y salí alucinada de allí. Nos llevaron de sorpresa y superó todas mis expectativas.
  • Subir y bajar por la Gran Muralla (长城). A lo largo de su recorrido de 8851 km muchos tramos se encuentran en ruinas. Se pueden visitar distintas secciones de la muralla, la más famosa de ellas es la de Badaling, que también es la más visitada. La sección de Mutianyu está menos masificada y tiene un teleférico, telesilla y tobogán para bajar por la montaña tras haber visitado la muralla (tengo pendiente visitar esta sección para probar el tobogán). Para recorrer la muralla es muy importante llevar ropa y calzado cómodo, hay tramos muy muy empinados con escalones muy altos y estrechos y a veces da la sensación de estar trepando las escaleras. Recomiendo también ir bien comido y bebido, sobre todo en verano porque hace mucho calor y con el esfuerzo físico que requiere es fácil marearse.
  • Probar el pato laqueado pekinés.

 

Si vais a China por varios días, os recomiendo mucho pasar varios días en Shanghai, ver sus rascacielos, comer los famosos dim sun y hacer alguna escapada a cualquiera de las ciudades cercanas como Hangzhou o Suzhou.

 

Un tramo poco empinado de la Gran Muralla

 

 

 

 

La muralla serpenteando por la ladera de la montaña

 

Uno de los múltiples palacios de la Ciudad Prohibida

 

 

El lago con hielo del Palacio de Verano en invierno

 

El Museo de Ciencia y Tecnología de China y cometas volando en la Villa Olímpica

 

Centros comerciales en Wangfujin

 

El teatro rojo

 

 

Clase de pintura tradicional china

 

Clase de papel cortado y de caligrafía

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...