Monumento a la Paz de los Niños en Hiroshima, Japón
Asia,Viajes

Guía de viaje: Hiroshima, Miyajima

Guía de viaje: Miyajima

 

Si decidís hacer un viaje de dos semanas a Japón, junto con Tokio, Kioto, Osaka y Nara, Hiroshima y Miyajima son otra opción para visitar viable dentro de esas dos semanas y las distancias a las que están de las otras ciudades. Yo aproveché mi estancia de tres noches en Osaka y la cercanía para visitar las dos en un día. Cogiendo el tren bala desde la estación de Shin Osaka se tarda solo una hora y media. La estación de Hiroshima es muy céntrica en la ciudad y podéis llegar a la zona de monumentos en media hora andando.

 

Yo me dejé sin visitar el Castillo de Hiroshima y Shukkeien, porque quería acercarme a Miyajima y tampoco quería volver muy tarde a Osaka ni ir agobiada durante el día.

 

Guía de viaje: Hiroshima

 

  • En un fragmento de tierra bordeado por dos canales, podéis encontrar todos los monumentos conmemorativos al lanzamiento de la bomba atómica en la ciudad en 1945 agrupados en el Parque de la Paz:
    • En el Museo de la Paz, tenéis un registro con fotografías, documentos y testimonios sobre cómo llegó Japón a participar en la Segunda Guerra Mundial, las consecuencias de la bomba y los efectos posteriores que tuvo en la población y sociedad japonesa. Hay maquetas que ilustran como era la ciudad antes y después de la bomba, y explicaciones detalladas de las consecuencias de la exposición a la radiación para la salud. Es una experiencia dura pues tienen imágenes muy explícitas y transmite mucho dolor, pero creo que es importante empaparse bien de todo ello y reflexionar sobre nuestra historia pasada, las atrocidades cometidas y aprender para no repetir los mismos errores en un futuro.
    • Fuera en el parque está el Cenotafio para las Víctimas de la Bomba Atómica. Cerca está la Llama de la Paz, que no parado de arder desde que se encendiera en 1964.
    • En el parque se encuentra también el Monumento a la Paz de los Niños. Este recuerda la historia de Sadako Sasaki. Ella tenía 2 años cuando explotó la bomba, y debido a la radiación, desarrolló leucemia y fue hospitalizada. Allí otro enfermo le habló de una tradición japonesa que dice que, si haces 1000 grullas de origami, los dioses te concederán un deseo. Sadako completó mal de mil grullas y aún así, falleció en 1955. Sus compañeros y amigos decidieron recaudar dinero para erigir este monumento. Alrededor de él, hay miles y miles de grullas de origami de todo el mundo que la gente deja como recuerdo y homenaje.
    • Un poco más lejos está la cúpula Genbaku, o Cúpula de la Bomba Atómica. Este edificio se ha mantenido tal cual sin restaurar desde el día que se lanzó la bomba. Da escalofríos pensar que miles y miles de personas fueron vaporizadas al instante por la bomba, pero parte de este edificio resistió.

 

  • Para ir hasta Miyajima, necesitaréis coger varios transportes. La forma más rápida de llegar es coger un tren de la Línea Miyajima o un tren de la Línea JR San-yo (este lo podéis coger con vuestro JRPass). En cualquier caso, os tenéis que bajar en Miyajimaguchi Station. Una vez allí, tenéis que coger un ferry hasta la isla de Miyajima. Podéis coger el JR West Miyajima Ferry, que como su nombre indica, está incluido en el JRPass, y el trayecto son 10 minutos. Si andáis 15 minutos por la playa, podréis llegar al Santuario de Itsukushima.

 

El nombre real de la isla es Itsukushima, pero es tan famoso el torii rojo que popularmente ha pasado a llamarse Miyajima (“isla del santuario” en japonés). Con la subida y bajada de la marea, cambia mucho el paisaje. Cuando la marea baja, podéis andar y acercaros a los pies del torii. De camino os encontrareis a muchísimos ciervos, como los de Nara. Tened cuidado si lleváis comida a la vista pues os incordiarán muchísimo. No podéis tocarlos ni dar de comer, son animales salvajes. Aparte de ver el torii en el agua, podéis entrar también al santuario de Itsukushima

 

Yo quedé un poco decepcionada con la isla. Había muchísima gente, demasiada, parecíamos un rebaño de ovejas moviéndonos en masa. Así que no tuve mucha paciencia para quedarme, di una vuelta, hice fotos y decidí marcharme pronto. Tampoco me interesaba quedarme mucho porque había que hacer mucha cola para el ferry de vuelta a Hiroshima. Si volviera en un futuro me gustaría poder dedicar un día completo a Hiroshima y otro a Miyajima, y creo que viendo la isla a otras horas me dejaría mejor sensación.

 

 

Guía de viaje: Hiroshima

Pisos y pisos de oficinas y viviendas

 

Guía de viaje: Hiroshima Templos en cualquier hueco

 

Guía de viaje: Hiroshima

Pasos a nivel

 

Guía de viaje: Hiroshima

Los típicas galerías de tiendas cubiertas

 

Guía de viaje: Hiroshima 

Monumento a la Paz de los Niños

Guía de viaje: Hiroshima
Guía de viaje: Hiroshima

Grullas de origami

 

Guía de viaje: Hiroshima

La cúpula Genbaku o Monumento de la Paz en Hiroshima

 

Guía de viaje: Hiroshima

Paseando por la orilla del río

 

Guía de viaje: Miyajima

El torii tojo de Miyajima

 

Guía de viaje: Hiroshima

Las estaciones de tren, lugares que visitarás mucho si usas en JRPass para recorrer Japón

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...