DIY haori bordado
Moda,Reciclaje ropa / upcycling

Tutorial reciclaje ropa: haori bordado a mano

 

 

¡Hoy os traigo un breve post sobre bordar a mano! Hace tres años más o menos, me llegó el momento de decidir cómo enfocar el proyecto final del Grado Superior de Patronaje y Moda. Por aquel entonces llevaba ya una temporada investigando el mundo del bordado y las diversas técnicas que se pueden usar y aplicar. Decidí ponerme a practicar por mi cuenta, copiando motivos y repitiendo y repitiendo hasta hacer un trabajo más limpio, para así poder hacer unos motivos bordados pequeños en las prendas del proyecto. Desde entonces he hecho algún proyecto más, intentando cada vez incorporar técnicas o materiales diferentes.

 

Me regalaron esta chaqueta que imita un haori japonés, que son las chaquetas que se llevan encima de los kimonos. El color me gustaba mucho, pero en general sentía que le faltaba algo para que fuera un poco más especial. Lo dejé una temporada apartado pero al final tras ver muchas imágenes diferentes me hice una idea más o menos clara de como quería transformarlo.

 

 

MATERIALES

 

 

  • Entretela
  • Bastidor
  • Cinta métrica
  • Tijeras
  • Agujas de bordar
  • Papel de calco
  • Hilo de bordar
  • Hilo metalizado
  • Abalorios

 

Al igual que cuando vamos a coser algo siempre hacemos una búsqueda de inspiración previa, a la hora de bordar también. Tenemos que tener en cuenta la prenda que vamos a bordar, la zona de la prenda donde vamos a hacer el bordado y que motivo o aire le queremos dar a la prenda. En mi caso tenía una chaqueta tipo haori japonés de algodón de un único color. Quería bordar la zona de la espalda porque es la más visible de la prenda y quería que el bordado tuviera motivos que me recordaran a paisajes, animales o plantas de Japón.  Elegí el pino porque me gustaba la combinación de los colores verdes con el color azul oscuro del haori, y le daba un aire invernal. Las grullas son aves muy representativas de Japón.

 

Esta fase sirve para ver qué dibujos queremos bordar, hacernos una idea general de la gama de colores, y también pensar un poco en el tipo de puntadas que vamos a dar, o si hay alguna técnica en concreto que queremos incorporar.

 

PASO A PASO

 

Habiendo ya recopilado imágenes de referencia e inspiración, lo primero es hacer un croquis general de nuestro bordado. Aquí no hay truco, simplemente hay que hacer varios dibujos hasta que uno nos convenza por completo.

 

 

 


En mi caso, esté fue el dibujo que escogí finalmente para bordar con sus correspondientes colores.

 

 

 

El primer paso es acotar la zona que queremos bordar, y colocar entretela por el revés del tejido en esa zona, para ayudar a mantener el tejido estirado y tenso para colocarlo en el bastidor y bordarlo después.

 

 

Delimitamos el área a bordar con hilo de hilvanar.

 

 

Imprimimos nuestro diseño a tamaño real y lo encajamos en la zona que queremos bordar. Vamos a usar papel de calco y la rueda dentada para marcar todas las líneas y trazos básicos del bordado. Al bordar tocaremos mucho la tela y con el roce el dibujo se irá borrando, seguramente cada vez que abramos y recoloquemos el bastidor habrá que trazar otras vez muchas de las líneas.

 

 

 

En mi caso empecé a bordar primero los elementos del fondo, que son el tronco del árbol y las ramas. Para las ramas usé puntadas largas sencillas, haciendo que se solapasen unas con otras. Para el tronco hice primero el contorno y luego lo rellené dando puntadas no muy largas, y matizando. En la técnica del matizado entrecruzamos unas puntadas con otras. Si las damos muy largas en la misma dirección, se podrán enganchar fácilmente los hilos. Pero si damos puntadas más cortas, en diferentes direcciones y entrecruzándolas, ayuda a que unos hilos sujeten a los otros.

 

 

Para hacer las agujas de los pinos, hice puntadas cortas sencillas alternando tres colores e hilo metalizado verde.

 

 

En la parte del ala puede verse como es el matizado, poco a poco vamos rellenando entrecruzando los hilos. La técnica del matizado la uso siempre que tengo que rellenar de color alguna zona, por muy pequeña que sea. No solo sirve para rellenar formas con bordes rectos, también podemos rellenar formas curvas, poco a poco y haciendo pequeñas puntadas que se vayan retorciendo y siguiendo la forma que queremos.

 

 

 

 

Decidí usar abalorios oscuros para los ojos de las grullas y abalorios dorados para simular las piñas del pino.

 

¡A continuación tenéis el resultado final! Hacía tanto que no bordaba que había olvidado el gran número de horas que conlleva bordar algo, aunque sea una pieza muy pequeña. En este caso necesité unas 35-40h para acabar de bordarlo todo.

 

Me gusta mucho la combinación de colores, pero quizás el tejido no es el más adecuado para bordar porque cuesta mantenerlo estirado y bien plano. El tejido vaquero por ejemplo se mantiene tenso muy fácilmente, pero al ser más grueso cuesta más bordarlo y hay que usar dedal casi obligatoriamente para no hacernos daño.

 

Llevaba ya un año sin bordar nada, ¡y la verdad lo echaba de menos! Me encanta coser ropa desde cero, pero me gusta también descansar un poco de ello a veces y dedicarle muchas horas a un proyecto de este estilo. ¡Ya estoy recopilando ideas para el próximo!

 

 

 

 

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...