Plaza de Yamaa el Fna en Marrakech, Marruecos
África,Viajes

Guía de viaje: Marrakech, Essaouira, Ouarzazate

 

 

La idea de ir a Marrakech surgió de repente. Llevábamos un tiempo queriendo ir a Amsterdam, pero aquel verano hubo muchos imprevistos y nos pusimos muy tarde a mirar hoteles y vuelos. Amsterdam de por si es una ciudad cara, y por la falta de antelación nos salía todo más caro aún. Decidimos entonces mirar ofertas de vuelos baratos para esas fechas, y Marrakech era una de las opciones. Al final acabamos muy contentos con la decisión, porque estuvimos una semana entera, no nos privamos de nada y nos salió súper barato todo. Nosotros nos alojamos en el Riad des Etoiles, a unos minutos andando del Palacio Badi. Importante si viajamos fuera de Europa, contratar un seguro médico. Yo lo cogí con IATI Seguros.

 

 

CÓMO MOVERSE

 

Para ir del aeropuerto al riad y viceversa contratamos un servicio de conductor privado. Dentro de la propia ciudad, muchos de los sitios turísticos están muy cerca unos de otros, y si os alojáis en un riad por el centro como nosotros, podéis ir andando perfectamente. Nosotros solo cogimos taxi para ir a los Jardines Majorelle y a los jardines de la Menara.

 

QUÉ VER Y HACER

 

  • Pasear por la plaza de Yamaa el Fna, el lugar más famoso de todo Marrakech. El ambiente es muy distinto de día y de noche. Durante el día hay tenderetes que por la noche desaparecen para dar paso a puestos de comida y espectáculos. En estos puestos por poco dinero se cena muy bien. Nosotros cenamos otro día en uno de los muchos restaurantes que rodean la plaza, para tener unas buenas vistas desde lo alto.
  • Perderse en el Se encuentra al norte de la plaza de Yamaa el Fna, y dentro podéis comprar artesanía, ropa, comida, especias…prepararos para regatear los precios de todo aquello que queráis comprar. Yo compré collares y unos zapatos de cuero.
  • Ver el minarete de la mezquita Koutoubia, el punto más alto de Marrakech. La entrada solo está permitida a los musulmanes.
  • Recorrer las numerosas habitaciones del Palacio Bahía.
  • Visitar la Medersa Ben Youssef, la más grande de Marruecos.
  • Ver las Tumbas Saadíes, ubicadas en un jardín de finales del siglo XVI.
  • Disfrutar de la calma del Palacio Badi. En la actualidad se encuentra totalmente en ruinas.
  • Pasear entre los huertos de olivos de los Jardines de Menara. A mi personalmente no me gustó nada este lugar, quizás influyó que hacía mucho calor y no había casi nada de sombra. Entre los olivos hay un estanque grande y un edificio.
  • Descansar en los Jardines Majorelle. Uno de mis sitios favoritos de la ciudad. Famosos por el color azul de sus edificios. Desde 1980 son propiedad de Yves Saint Laurent. Tras su fallecimiento en 2008, se situó un memorial en los jardines. En los jardines hay muchos estanques y gran variedad de plantas como cactus, bambú, plantas acuáticas, palmeras…
  • Si queréis ver algo diferente, podéis ir a Gueliz, la zona nueva de la ciudad. Aquí viven la mayoría de los extranjeros residentes de la ciudad y hay centros comerciales y restaurantes occidentales. Los precios siguen siendo muy baratos en esta zona. A mi me gusta visitar los McDonalds de los distintos países que visito porque siempre tienen productos diferentes, y Marrakech no fue una excepción.
  • Comer cuscús y tajines.
  • Beber té de menta. En muchas tiendas y sitios públicos os invitarán a un vaso. Desde que volví de Marrakech me gustó tanto que lo tomo todos los días en el desayuno.
  • Visitar Essaouira. Es una ciudad pequeña con muralla en la costa. Nosotros fuimos en una minifurgoneta que contratamos en el riad. De camino a Essaouira paramos a ver las famosas cabras que se suben a los árboles de argán a comer. Una vez en la ciudad, nos dejaron tiempo libre hasta la tarde, que volvíamos a Marrakech. La ciudad es famosa porque se grabaron varias escenas en ella ambientando Juego de Tronos. Si os gusta el pescado y marisco, este es vuestro sitio. Son típicos los puestos donde tu mismo eliges el pescado o marisco, y ellos te lo preparan.
  • Pasar el día en Ouarzazate. Es una ciudad conocida por tener varios estudios de cine donde se han grabado películas muy famosas. Aquí fuimos también con una excursión organizada por el riad. Primero paramos en la Kasbha Ait Ben Haddou, donde se han grabado muchas películas. Luego nos llevaron a Ouarzazate, donde visitamos la Kasbah Taourirt. La verdad que la visita a estas dos kasbhas nos decepcionó bastante. Si volviera a ir a Marrakech, me encantaría ir a ver las cascadas de Ouzoud, el valle de Ourika, o pasar alguna noche en el desierto.

 

Bab Angnaou, una de las diecinueve puertas de Marrakech

 

  

Disfrutando de la calma en el Palacio Badi en ruinas

 

Plaza de Yamaa el Fna

 

  

El Palacio Bahía, sus paredes blancas y azulejos.

 

Los Jardines Majorelle y su tono de azul

 

La variedad en las puertas y la decoración fue una de las cosas que más me llamó la atención

 

 

Un ejemplo de la variedad de motivos y colores en los azulejos de la ciudad

 


La Medersa Ben Yousuf

 

Ksar de Ait Ben Hadou

 

De camino a Essaouira, las famosas cabras subidas a los árboles de argán

 

 

Essaouira, la ciudad de los vientos alisios

 

 

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...