DIY: como hacer una camiseta tie dye
Moda,Otros tutoriales DIY (no requieren costura),Reciclaje ropa / upcycling

Tutorial reciclaje ropa: DIY camiseta tie dye

 

¿Quién no ha hecho alguna vez de niño o en un campamento este DIY? Esta primavera verano el tie-dye vuelve con fuerza, lo podemos ver en todas las tiendas, de todos los colores y motivos. Hay muchísimas maneras de hacerlo, para conseguir distintos  efectos sobre la prenda final. Yo tenía claro que no quería hacer un dibujo muy complicado, y que tampoco quería colores muy estridentes ni que hubiera mucho contraste entre ellos. Este proyecto es muy entretenido para hacer con niños, ya que las posibilidades son infinitas, y todas las prendas serán totalmente diferentes entre sí. También podéis hacer tie dye destiñiendo una camiseta con lejía, en lugar de teñirla.

 

MATERIALES

 

  • Camiseta blanca 100% algodón
  • Trapos de algodón para hacer pruebas de color
  • Cazuela grande
  • Guantes de plástico
  • Bolsas de plástico
  • Gomas elásticas
  • Tinte

 

PASO A PASO

 

Para hacer bien la tinción, tenéis que leer bien las instrucciones del tinte, pues no todos son iguales. Yo usé la marca Iberia, que se puede encontrar en muchos supermercados y tienen mucha gama de colores. En mi caso, sabía que quería un color azul intenso sobre un fondo azul más claro, violeta, o rosa (no lo tenía claro aún). Así que compré tinte de color azul eléctrico y rosa, para poder hacer mezcla. Tened en cuenta que el tinte no cubre manchas, ni elimina o cubre estampados.

 

Si la prenda que vais a teñir es nueva, lo primero es lavarla para quitar el apresto. En nuestro caso, como queremos teñir una camiseta, con el contenido de una caja Iberia nos dará de sobra.

 

Vamos a calentar agua suficiente en una cazuela para que la prenda quede totalmente sumergida. Tenemos que gastar todo el fijador que viene n la caja, y echar una cinco cucharadas soperas de sal por cada litro de agua. Tenemos que remover muy bien para que quede todo bien disuelto. Mientras se disuelven bien la sal y el fijador, mojamos la camiseta y la escurrimos.

 

 

 

Para hacer el motivo que conseguí yo en la camiseta, hay que hacer pequeños montoncitos en la camiseta. No hay que arrugarla toda, sino poco a poco coger pequeños pellizcos de la camiseta y juntarlos unos al lado de otros.

 

 

El siguiente paso es un poco más complicado. Tenemos con mucho cuidado que poner muchas gomas elásticas alrededor de nuestra camiseta, para sujetarla y que no se desmonte. Va a ser inevitable que haya zonas que no queden bien apretadas, como pueda ser el bajo de la camiseta, el cuello o parte de las mangas.

 

 

A partir de aquí, es importante usar guantes. Y os recomiendo también poneros ropa que no os importe manchar o algún delantal. También os sugiero cubrir la superficie de trabajo con bolsas de plástico. El tinte según en que superficies o materiales caiga es difícil o imposible de quitar.

 

En un vaso con agua caliente vamos a hacer pruebas para comprobar la intensidad del tinte. Aquí va a depende del peso de la prenda que queráis teñir, de la intensidad del color que queráis…En este caso, el azul es un color muy intenso, echando un poco de polvo ya se consigue un color bastante intenso. Por eso es bueno que probéis ante de echarlo todo a la cazuela. Probad poco a poco echando el tinte y removiendo y metiendo trocitos de trapos de algodón a ver que tal el color. También tened en cuenta que, aunque al sacar todo de la cazuela tendrá un color muy intenso, al lavar y lavar va a perder intensidad. Así que no os asustéis si veis el color muy fuerte.

 

 

Una vez que estemos satisfechos con el color, lo echamos a la cazuela y removemos muy bien para que se disuelvan bien el tinte en polvo.

 

 

Vamos a sumergir bien nuestra prenda en el agua. Removeremos de vez en cuando. Controlad también la temperatura del fuego. El agua tiene que estar caliente, pero que no llegue a hervir.

 

 

Una vez pasados 40 minutos, sacamos con cuidado la prenda, y la lavamos bien con agua fría hasta que deje de soltar color y el agua esté limpia. Primero lo hacemos con la prenda arrugada con las gomas, y más tarde, cuando el agua salga más limpia, soltamos las gomas. La camiseta tendrá zonas con azul muy oscuro, que son las que quedaban en el exterior y fueron teñidas. Las zonas que estaban bien apretadas habrán quedado de color blanco.

 

Vamos a preparar otra vez la cazuela con agua caliente, sal y el fijador. Para acabar de dar color a las partes blancas, vamos a hacer pruebas de color. No me convencía como iba a quedar el rosa con el azul, así que decidí ir por un color violeta. Mezclé en varios vasos distintas proporciones de tinte rosa y azul hasta conseguir una que me gustara.

 

 

Echamos el tinte el la cazuela, y repetimos el proceso. Vamos removiendo, y tras 40 minutos sacamos la prenda, y procedemos a lavarla bien hasta que deje de soltar color.

 

 

 

Recomiendan después lavar la prenda con detergente y agua caliente, y dejarla secar a las sombra en posición horizontal. Por último lavaremos bien todos los utensilios que hemos utilizado en el proceso con lejía para eliminar los restos de tinte.

En mi caso, cuando saqué la camiseta del primer tinte, no me gustó nada el aspecto que tenía, porque el azul se veía muy intenso. Y no estaba muy convencida de que al meterlo en tinte violeta fuera a quedar bien la combinación. Pero al final mientras estaba en remojo, el color azul eléctrico fue perdiendo intensidad, y en general toda la camiseta cogió un tono violeta. Al final quedó con los colores y aspecto que tenía en mente.

 

 

 

¡Guarda este post en Pinterest!

 

 

También puede gustarte...